El cemento, normalmente nos recuerda a un estilo eminentemente industrial, urbano y contemporáneo, pero dependiendo de cómo lo combinemos, podemos conseguir diferentes efectos. Por ejemplo, combinándolo con madera y algunos toques vintage, podemos conseguir un efecto minimalista, muy cálido.

El Microcemento es la evolución del cemento pulido: el mismo material, la misma molécula, pero fraccionada (de ahí su nombre), dando lugar a un material más fino y versátil a la hora de aplicarlo.

El Microcemento ya no sólo se aplica en el suelo, podemos combinarlo en  múltiples superficies, desde paredes con infinidad de texturas, hasta estantes para baños o islas en cocinas.

Estos son algunos de los ejemplos que hemos realizado desde Convico Dos :)

Convico Dos - Microcemento

Cocina que combina barra y encimera de Microcemento

 

Convico Dos - Baño de Microcemento

Bañera, lavabo con estante y ducha de Microcemento

La sensación de amplitud que transmite el Microcemento, hace que también sea un material muy adecuado para espacios reducidos.

¿Cuáles son sus ventajas?

· Es un material que no necesita pulimentado tras su aplicación.

· No necesita juntas de dilatación.

· Es muy resistente.

· Podemos colorearlo.

· Fácil de limpiar.

¿Y sus inconvenientes?

· No es un material muy aislante, por lo que no es recomendable para lugares de mucho frío.

· Para mantener el brillo, debe limpiarse con productos especiales para este tipo de suelo.